Hipnosis○●●

Podia escucharla, aunque mi audición hacía años que fallaba.

Quejidos, golpes, y placer.

Nada peor, nada mejor, teniamos todo bajo control y al mismo tiempo era un caos admirable.

Sin equivocación alguna, hasta hoy en día, se sostenía un equilibrio de caracter letal.

Inevitablemente el tiempo pasa sobre mi, sobre nosotros, sobre el todo.

 

Me pregunto cada cuanto –

¿Por qué insistir en matener dolor y felicidad en una balanza?

Es una pasteurización equivocada, que al final siempre termina haciéndonos daño.

Reflexionem actus puede llevar a conclusiones

pero es ley de alta fortaleza, que las pasiones pesan más que los perdones.

 

 

¿Qué hago?

¿Qué he hecho?

¿Qué hacemos?

Nada en absoluto.

Excepto negar, inclinarnos y ceder.

 

 

El infinito se nos fue de las manos y el orgullo nos dejó de rodillas al fuego

 

 

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s